Saltar al contenido

Enterate Cuáles son Las 7 Ventajas y 7 Desventajas de Tener Una Casa Prefabricada

construccion de casas en seco en argentina

Generalmente cuando navegamos por la web nos enfocamos en leer información de poca calidad o que muchas veces no tienen una fuente confiable, y sólo nos valemos de que suena bonito lo que dice PERO es ahí cuando caemos en una idea falsa sobre las “viviendas prefabricadas”.

Un error muy común que se puede ver entre las personas, es relacionar este tipo de casas con una construcción industrializada de baja calidad o con un mal diseño. Este pensamiento erróneo ha sido infundado en tiempos anteriores cuando las viviendas recién estaban teniendo su aparición en el mercado y su proceso aún no había sido optimizado.

Si bien, la calidad final de la obra depende mucho que hagamos una elección correcta entre todos los materiales para casas prefabricadas que existen en el mercado (sumando a profesionales de calidad que nos ofrezcan garantías de su trabajo), lo cierto es que la funcionalidad de estas viviendas y el diseño que se puede lograr, son idénticos a los que ofrece el sistema tradicional de construcción.

En este artículo vas a encontrar una amplia recopilación de información sobre las ventajas y desventajas más importantes de las casas prefabricadas para que tomes una decisión inteligente.

Otros usuarios también han leído esto de GuíaPrefabricadas:

 

LAS 7 VENTAJAS MÁS IMPORATANTES DE LAS VIVIENDAS PREMOLDEADAS

DISEÑO PERSONALIZADO: Sin lugar a dudas el diseño es uno de los principales beneficios entre los que buscan comprar casas prefabricadas. La buena noticia es que podemos hacer de nuestro hogar un diseño propio con estas viviendas, que se adapte a nuestros gustos y preferencias. Toda la fachada de nuestro domicilio como las disposiciones de los ambientes quedarán diseñadas según las exigencias de cada cliente.

Por eso, es importante remarcar que el aspecto final de una vivienda premoldeada está muy cerca de lo que es una construcción tradicional de ladrillos, ya que estructuralmente ambos sistemas de construcción no tienen diferencias.

CONSTRUCCIÓN EN TIEMPO “RECORD”: Junto con el diseño, lo que más se destaca (y se valora) de estas viviendas, es el tiempo que uno se puede ahorrar en la construcción para habitarla lo antes posible. Las casas prefabricadas son mucho más rápidas de montar porque utilizan un sistema de módulos pre-armados fabricados dentro de una industria, mientras que el único paso que queda por hacer una vez que son trasladados al lugar de ubicación, es ensamblarlo.

CONTROL DE CALIDAD: Cada una de las partes y piezas de la casa llegan completamente terminadas y controladas al lugar donde va a quedar instalada la vivienda. Están construidas según estándares de calidad de una fábrica, es decir, son sometidas al mismo proceso de regulación que un producto industrial, confeccionándolo a la perfección.

PRECIOS MÁS ECONÓMICOS: Una casa “pre-construida” siempre va a ser mucho más barata que una vivienda tradicional ya que no necesita de demasiada mano de obra, ni tampoco desperdiciará materiales. El precio de una casa prefabricada va a diferir según la función que tenga la vivienda, el lugar en el que se la quiera emplazar, las terminaciones y el tamaño, ya que esto va a influir directamente en el tipo de material con el que se edifique.

IMPORTANTE: Tener en cuenta que el presupuesto que establezca desde un principio, será el que se cobrará una vez finalizada la construcción (siempre y cuando mantengan los acuerdos preestablecidos); y nunca superará al de una vivienda de ladrillos.

¿DÓNDE QUERÉS UBICAR TU CASA?: El inmueble costará lo mismo sea donde sea que la ubiquemos; podemos emplazarlo en un terreno urbano, esto significa que debemos cumplir con  ciertas condiciones y autorizaciones municipales de habitabilidad. O también las podemos edificar dentro de un terreno rústico, en este caso debemos chequear que tengamos a nuestro alcance, sistemas de agua y luz en el terreno elegido.

MATERIALES DE CALIDAD: los materiales que se utilizan en este tipo de edificaciones, son resistentes a todos los climas, haga frío, calor, lluvias, vientos o nevadas. Además funcionan como aislantes térmicos y acústicos para la vivienda, reduciendo el gasto en aire acondicionado o calefacción porque la temperatura se mantiene constante tanto en las estaciones de invierno como en verano.

Otra ventaja que tienen los materiales de estas viviendas es que son reutilizables o reciclables; y en el caso de querer hacer ampliaciones en la vivienda se pueden concretar fácilmente.

CUIDAN DE NUESTRO MEDIO AMBIENTE: Las viviendas prefabricadas se las considera como prometedoras para el medio ambiente ya que el impacto que tienen sobre él es mínimo y no hay desperdicios de materiales que puedan afectarlo negativamente. Gracias a estas construcciones hay menor contaminación sonora, menor volatilidad de polvo, y en general, no hay desperdicio de agua ni de energía. Además de cuidar a nuestro planeta, cuida de nuestra calidad de vida, es por eso que estas casas están siendo una excelente opción en la actualidad.

 

LAS 7 DESVENTAJAS A TENER EN CUENTA DE LAS VIVIENDAS PREFABRICADAS

TENER UN TERRENO: Principalmente para poder emplazar este tipo de casas industrializadas hay que contar previamente con un terreno para que el constructor pueda instalarlas.

La desventaja viene cuando nuestra idea está en construir la vivienda en el centro de la ciudad y no se tiene un terreno propio. En este caso el precio de los terrenos en venta será mucho más caro que el precio de la casa misma, por lo tanto la inversión ya no se tornará tan conveniente para el propietario.

CONTAR CON UNA INVERSIÓN PREVIA: Para hacer este proyecto se necesita hacer una suma de dinero para poder hacer una inversión inicial que va a ir destinada tanto a los materiales como al terreno. Como el precio va a variar según las medidas que tenga la casa, es necesario contar de antemano con ese “dinero extra” ya que por lo general, las viviendas estandarizadas que ofrecen las empresas tienen dimensiones predefinidas, y por lo general serán viviendas pequeñas y de rápida construcción.

GASTOS EN DISEÑO: Si no contamos con un dinero extra para personalizar el diseño de nuestra vivienda, vamos a tener que elegir entre los modelos que nos ofrecen las empresas que por lo general son limitados y preestablecidos según los gustos de la constructora.

TENGAMOS PRESENTE EL MANTENIMIENTO: Sabemos que gran parte del mantenimiento va a depender del tipo de material con que se construya la vivienda. Pero podemos hacer una diferencia entre las casas de madera, que son las que más van a necesitar de un mantenimiento constante, mientras que las construcciones metálicas le siguen en costos más que las de hormigón. En el caso del hormigón visto, el envejecimiento de la casa no se puede controlar y su mantenimiento por ejemplo en las juntas de silicona es bastante caro.

COSTOS DE FLETE: El traslado de cada una de las piezas hacia el lugar de ensamblado corre el riesgo de sufrir algún daño sobre su estructura. A su vez hay que contemplar el transporte de las piezas y de los materiales como un gasto extra sobre el presupuesto, que con la construcción tradicional no se lo tiene.

CUIDADO CON EL ENSAMBLADO: se debe tener mucha precisión a la hora de articular cada una de las partes que conforman la vivienda, porque en el caso de que posean imperfecciones, la funcionalidad de la casa se verá perjudicada. Debe haber un compromiso real por parte de las empresas de casas prefabricadas y de los dueños para controlar que cada cosa se haga como se ha establecido en el contrato.

PENSEMOS EN LA COTIZACIÓN: La desventaja viene cuando se relaciona las construcciones modulares prefabricadas como una casa de inferior calidad que las de construcción tradicional. Además si la vivienda no ha sido bien mantenida a lo largo de su vida útil la imagen se verá perjudicada al igual que el valor que tenga en el mercado va a disminuir.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+